martes, 26 de enero de 2010

Parpadeantes deseos ¿Satisfechos?


Paseábamos cuando ella meditabunda  arguyó:

- "La vida es un continúo comienzo,
un devenir del pasado que se convierte
 en presente en el segundo
de un  sólido parpadeo"

- ¿Y tu que le dijiste?

- Que si el parpadeo era en su casa o en la mía.




- ¡Qué originalidad! ¿Y qué te respondió?

- "A tenor de tus parpadeos el acto ya acabó"




El cuadro está firmada por Jorge Galindo,
la elaboración corrió a cargo de los antiguos cartelistas de cine de Madrid,
podréis encontrarla en " La pintura y la furia";
exposición del MUSAC de León.


4 comentarios:

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Perplejidad manifiesta por envidia maligna. Quiero que se me ocurran discursos pizca mas o menos así de ingeniosos, o casi.
: )

Mimí dijo...

Gracias, ess lo más bonito que me han dicho.
Un besazooooo

1600 Producciones dijo...

-certero texto, tanto que me dejó un largo rato colgado.
Saludos

La susodicha dijo...

Brillante... muy bueno, ironía de la buena, de ida y vuelta.