sábado, 11 de julio de 2009

Morir y sus paradojas



No se puede morir cuando ya te sientes dolorosamente muerto.

El dolor, como un fiera hambrienta se alimenta de tí y no te deja ni siquiera eso.


La foto es mía

6 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

El dolor es el alimento de tu arte, por eso no se puede morir de dolor, porque te vuelve inmortal. Pero sólo si aceptas el trato. Un gran beso.

XeReC dijo...

Waw! qué profundo! creo que necesitas un buen dolorosamente placentero kalimotxo ;p

Mimí dijo...

Si, y salir de fiesta como tú, no entrar, jejeje.

Javier dijo...

Mimí me dejaste sin palabras
Un abrazo

Solo yo dijo...

Muy buena la foto, ésta y las demás.

Marga_utiel dijo...

Una foto muy original, y bien hecha. Enhorabuena!!!